Gases
 
Los gases del intestino de los bebés son el producto de la fermentación de la leche por las bacterias de la flora intestinal y del aire ingerido al respirar y llorar.
Todos los seres humanos tenemos gases en el intestino.
Como se trata de una situación fisiológica (normal) no deberían ser dolorosos.
Cuando un bebé llora, tiene un lenguaje corporal: pone la panza dura, estira las piernitas, se pone colorado y elimina gases, entonces lo más fácil es pensar que los gases provocan el llanto, pero en realidad es al revés, el llanto favorece la eliminación de los gases.
 
Los bebés tienen muy poca fuerza muscular y no pueden contraer los abdominales para eliminar los gases, solamente al llorar logran hacerlo.
Si un bebé llora porque tiene hambre, frío, calor o porque está incómodo eliminará gases, pero ellos no son la causa del llanto.

Los bebés no lloran porque eliminan gases.
Sino que eliminan gases porque lloran.

Existen algunas situaciones que aumentan la producción de gases y pueden ser causa de dolor abdominal: bebés con intoleranciaa la lactosa alimentados a pecho, cuya madre toma mucha leche de vaca.
Mala técnica alimentaria, con ingestión exagerada de aire. Sobrealimentación con distención abdominal. Alergia a algún componente de la leche materna o maternizada.
En estos casos es común encontrar en el bebé el abdomen distendido y muy doloroso a la palpación, lo cual no ocurre en la mayoría de los bebés diagnosticados como “bebés con gases”.
 
Ir a listado
 
Gastroenteritis
 
 
 

La gastroenteritis es la inflamación de la mucosa gástrica e intestinal y en los niños es la principal causa de diarrea.
La diarrea es un cambio en el ritmo habitual de defecación: aumento en la cantidad de deposiciones y/o la disminución de la consistencia.
Si la diarrea dura menos de 14 días se trata de una diarrea aguda.
Si dura entre 15 y 30 días es prolongada y cuando dura más de 31 días se trata de una diarrea crónica.

Causas:
La causa más frecuente de diarrea en la Argentina es la gastroenteritis viral, siendo ésta la segunda causa de enfermedad más frecuente en los niños.

La diarrea es la segunda enfermedad más frecuente en pediatría.

Dentro de los virus causantes de gastroenteritis el Rotavirus es uno de los más frecuentes y el que produce los cuadros más severos.
Los virus productores de gastroenteritis afectan a todas las edades, pero producen los cuadros más severos en los menores de 4 años.

Es muy común que un menor que se contagió la gastroenteritis en el jardín, contagie a toda la familia.

El virus ingresa a la mucosa oral a través de las manos contaminadas, juguetes contaminados, utensillos de cocina, o vapor de agua eliminado al hablar, toser o reir. Una muy pequeña cantidad de virus son suficientes para desencadenar la infección. El cuadro comienza bruscamente con fiebre, malestar, dolor de cabeza y vómitos. Los vómitos duran algunas horas y cuando se desencadena la diarrea habitualmente desaparecen. Cuando coexiste la diarrea con vómitos incoercibles, es muy común que el niño se deshidrate y deba ser internado para hidratar en forma endovenosa.
La diarrea bacteriana es más frecuente en el verano, en niños mayores, que viven en condiciones socioeconómicas desfavorables (hacinamiento, falta de agua potable o cloacas), ya que el contagio más frecuente es a través de alimentos contaminados. Puede producir el cuadro típico de disentería: cólicos abdominales, pujos, sensación de urgencia defecatoria permanente y materia fecal con moco, pus o sangre. Las bacterias más frecuentemente halladas son: Shigella, Escherichia Coli (bacteria productora del Síndrome Urémico Hemolítico), Salmonella, etc.
Existen parásitos productores de diarrea: Ameba (Entamoeba Histolítica), Giardia Lamblia (una de las principales causas de diarrea crónica), aunque son menos frecuentes en el medio urbano.

Diagnóstico:
No es necesario realizar ningún estudio para diagnosticar una gastroenteritis. El cuadro clínico es tan claro que se puede comenzar con el tratamiento inmediatamente. Cuando el niño tiene fiebre muy intensa, moco, pus o sangre en la materia fecal o palidez muy marcada, se debe estudiar para confirmar o descartar las diarreas bacterianas más severas.
En caso de sospechar una diarrea bacteriana o ante la presencia de sangre se deben realizar estudios de orina y sangre para descartar el Síndrome Urémico Hemolítico.

Análisis de materia fecal:
Leucocitos en materia fecal: Es un estudio muy sencillo y rápido. Durante una gastroenteritis viral los leucocitos (glóbulos blancos) no migran de la sangre al intestino, ya que los encargados de destruir a los virus son los anticuerpos, entonces el estudio mostrará escasos o ningún leucocito. Durante una diarrea bacteriana los leucocitos migran al intestino en gran cantidad para destruir a las bacterias, hallándose entonces, abundantes leucocitos en la materia fecal.
Cuerpos reductores en materia fecal: La atrofia de la mucosa del intestino secundaria a la lesión del virus o la bacteria generan intolerancia a los hidratos de carbono de la dieta. Los hidratos de carbono que no absorben a través del intestino son aprovechados por las bacterias quienes generan cuerpos reductores como parte de su metabolismo. La presencia de cuerpos reductores en la materia fecal significa que se deben suspender los azucares de la dieta hasta que la mucosa intestinal se encuentre recuperada.
Busqueda de Rotavirus: Rápidamente puede confirmar la presencia del rotavirus, evitando la administración innecesaria de antibióticos.
Coprocultivo: Ante el hallazgo de diarrea mucosanguinolenta en 48 horas puede tipificar la bacteria causante y sirve para confirmar la necesidad de administrar antibióticos o no.
Ante un paciente internado por gastroenteritis se deben completar los estudio tendientes a descartar complicaciones: estado ácido-base, ionograma, glucemia, urea, creatinina y hemograma con plaquetas.

Tratamiento:
El tratamiento principal de la diarrea aguda es la terapia de rehidratación oral , que se realiza con la sales de rehidratación oral de la OMS. Una vez que el niño se encuentra rehidratado y sin vómitos se puede indicar una dieta constipante (reduciendo la cantidad de fibra y hidratos de carbono)

Tratamiento antibiótico:
Los antibióticos se reservan para los pacientes internados con cuadros sépticos; para aquellos con cuadros disentéricos causados por Salmonella o Shigella; o diarrea grave por Campilobacter Jejuni o Yersinia enterocolítica.

Dieta constipante:
La dieta no debe ser tan estricta como para provocar desnutrición, ya que ésta retrasa la recuperación de la mucosa intestinal.
Arroz, polenta, fideos, vitina todos ellos con o sin queso.
Carne, pollo, hígado, jamón cosido o lomito.
Huevo duro
Entre comidas puede comer gelatina dietética (la diarrea produce intolerancia a los azucares) manzana asada o rallada, banana.
Puede tomar bebidas no cola dietéticas, gatorade y leche entera sin diluir, a menos que la diarrea se prolongue por más de 7 días y se constate intolerancia a la lactosa.
Tostaditas de pan blanco con jalea de membrillo.
Prácticamente todos los niños afectados por gastroenteritis bajan de peso. Este hecho que preocupa desmedidamente a las madres es inevitable, y al curarse el cuadro se produce el catch-up (recuperación del peso perdido) en muy poco tiempo.

Prevención:
Las medidas higiénico-dietéticas son la mejor forma de prevenir la gastroenteritis, sobre todo el lavado de manos.
Para prevenir el contagio en guarderías y jardines se debería utilizar guantes durante el cambio de pañales o lavado de manos antes y después de cambiar a cada niño. Aislamiento estricto de los niños afectados de diarrea hasta el alta médica definitiva, utilización de juguetes y útiles exclusivos para cada niño, grupos reducidos, y pisos sin alfombra.
Actualmente existe una vacuna contra el rotavirus capaz de prevenir la gastroenteritis viral más severa de los menores de 4 años.
La vacuna debe administrarse antes de los 6 meses y existen dos esquemas. Unos con tres dosis y otro esquema con dos dosis, ambos con vacuna oral.

 
Ir a listado
 
Golpe de calor
 
 

El golpe de calor o insolación es la respuesta del organismo a una agresión producida por el calor, generalmente causado por la acción directa y prolongada del sol (golpe de calor clásico)o como consecuencia de actividades físicas en ambientes con temperaturas elevadas (golpe de calor post-ejercicio).
Se manifiesta con hipertermia (mayor de 38º C), decaimiento, dolor de cabeza, deshidratación, hipotensión, náuseas, taquicardia (aceleración del pulso), transpiración abundante, sed intensa, calambres, llegando en los casos más extremos a provocar desmayo o convulsiones.
El golpe de calor es una urgencia médica, ya que puede alterar los mecanismos regulatorios normales del organismo, y cuanto mayor es la hipertermia, más severo es el cuadro.

¿Cuál es la diferencia entre fiebre e hipertermia?
La fiebre se produce ante una agresión (infección viral, infección bacteriana, proceso inflamatorio) y el centro termorregulador ubicado en el hipotálamo da la orden de subir la temperatura del cuerpo. Se producen temblores musculares (generan calor), acompañado de vasoconstricción (manos y pies fríos) para preservar el calor generado y de esa manera sube la temperatura. Es decir que el centro termorregulador decide a qué temperatura debe estar el organismo.
En la hipertermia el centro termorregulador no ordena aumentar la temperatura, pero ésta sube porque el organismo no puede disipar el calor (golpe de calor, hipertermia maligna por anestésicos, etc).

Los chicos son más vulnerables que los adultos al golpe de calor:

  • Tienenmayor proporción de agua corporal en relación alpeso, por lo que cuesta más reponerla cuando se pierde.
  • Tienen menor área de superficie corporal y menor capacidad de eliminar calor por la piel, subiendo la temperatura interna.
  • Comienzan a sudar al alcanzar temperaturas más altas que los adultos.
  • Producen mayor calor metabólico ante el mismo ejercicio que los adultos.
  • Tienen menor capacidad de eliminar calor por la piel.

Prevención:

  • Vestí a los chicos con ropas claras, livianas y holgadas.
  • Que no realicen actividades deportivas durante los horarios donde el calor ambiental es más alto.
  • Ofrecele abundantes líquidos con azúcar y sales (bebidas para deportistas).
  • Ofrecele verduras y frutas frescas.
  • Evitá alimentos muy salados.
  • Tené especial cuidado en la hidratación de los chicos con diarrea.
  • Los antihistamínicos disminuyen la sudoración, aumentando la posibilidad del golpe de calor.
  • Advertí a los profesores de educación física para que no realicen ejercitación los días de mucho calor y humedad, y que les permitan a los chicos tomar la mayor cantidad de líquido posible, inclusive antes de realizar ejercicios.

Tratamiento:

  • Colocalo en un lugar fresco, ventilado y a la sombra.
  • Acostalo boca arriba y semisentado.
  • Aplicale compresas de agua fría en la cabeza.
  • Dale líquidos fríos bien fraccionados (pequeños sorbos).
  • Si continúa febril por más de 1 hora, consultá con un pediatra.
 
Ir a listado
 
Gripe o Influenza
 
  La Gripe o Influenza es una enfermedad infectocontagiosa que afecta a todas las edades y en todos los continentes, sobre todo en los meses fríos. Produce un cuadro característico con fiebre alta (39 a 40 grados), cefalea intensa, dolores articulares y musculares, tos, importante inflamación de la vía aérea superior (conjuntivitis, rinitis o laringitis) y en ocasiones de la vía aérea inferior (bronquitis, neumonitis, o neumonía.
El virus de la gripe es altamente contagioso a través de las gotitas procedentes de la tos y los estornudos (gota gruesa) e inclusive a través del vapor de agua eliminado al respirar o hablar (gota fina).
     
Los síntomas aparecen entre 12 y 72 horas después del contacto con el enfermo.
El paciente infectado contagia desde un día antes de comenzado los síntomas hasta 5 días después.
Tiene un alto índice de sobreinfecciones bacterianas como adenoiditis, sinusitis, otitis, neumonía, etc.
El virus de la gripe cambia la estructura de su cápsula permanentemente, por lo que el enfermo no genera anticuerpos duraderos.
La gravedad de la infección depende de muchos factores como la cepa del virus, la edad de los pacientes y las enfermedades previas. Aproximadamente en un invierno suelen atribuirse a la gripe unas 3.000 a 4.000 muertes en el Reino Unido.
En los Estados Unidos, se estimó que produjo unas 10.000 muertes cada invierno entre 1957 y 1986. Durante la pandemia (epidemia mundial) de 1957, se estimó en unas 70.000 muertes.
El número de muertes puede elevarse de forma considerable si aparece una nueva cepa del virus en la comunidad y las personas no tienen ninguna inmunidad. La mayoría de estas muertes ocurren en los ancianos, sobre todo en aquellos que tienen problemas cardíacos o respiratorios.
 
 

Prevención:
Vacuna antigripal: se trata de una vacuna con partículas virales, que generan anticuerpos contra el virus productor de la epidemia en curso. Al ser inactivada no tiene capacidad infectante ni contagiante.
El objetivo de la vacunación es doble: impedir la circulación del virus dentro de la comunidad y proteger a las personas con un alto riesgo de padecer las complicaciones de la gripe.
El virus de la gripe cambia cada año, así que todos los años hay que fabricar una nueva vacuna específica frente a una nueva cepa del virus. La mayoría de las nuevas cepas de virus que van a circular durante el invierno tienen su origen en Asia y van a circular alrededor del mundo de una forma bastante predecible. Distintos centros dedicados al control de las enfermedades a nivel mundial, coordinados por la Organización Mundial de la Salud, identifican los nuevos virus. Las autoridades sanitarias analizan estos datos y recomiendan que tipos de virus deben ser incluidos en la composición de la vacuna del próximo año. Todas contienen antígenos de una cepa del virus influenza B y dos de influenza A.
La primera vez que se aplica la vacuna se deben administrar dos dosis separados por un mes y a partir de allí un refuerzo anual.
La vacuna comienza a proteger a partir de los 7 días, obteniéndose el mayor beneficio al mes de la vacunación y tiene una efectividad del 70-90%.
Las reacciones locales como enrojecimiento, dolor y tumefacción, se pueden presentar en el 5 % de los vacunados generalmente dentro de las primeras 24 hs de la administración.
Las reacciones sistémicas son infrecuentes (en menos del 1 %): fiebre, decaimiento y dolores musculares, y generalmente ocurren dentro de las 48 horas después de la vacunación. 

Otras medidas tendientes a disminuir la posibilidad de contagio

  • Hay que evitar el contacto con personas que tengan gripe, debido a que el virus se disemina cuando un paciente enfermo tose o estornuda.
  • Evitar los lugares cerrados o muy concurridos por ser lugares de fácil transmisión de la enfermedad.
  • Lavarse las manos frecuentemente.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura. La mucosa respiratoria posee anticuerpos contra las infecciones, que desaparecen con las temperaturas extremas.

¿ANTIBIOTICOS PARA ENGRIPADOS?
Muchas personas, asustadas o preocupadas por la aparición de un cuadro viral, se autoadministran antibióticos y también suelen hacerlo con sus hijos y parientes.
Hay que recordar que la gripe es una enfermedad viral y que los antibióticos destruyen a las bacterias y no a los virus.
Además el uso de antibióticos inútilmente puede ocasionar resistencia bacteriana. Esto quiere decir que, cuando un paciente recibe antibióticos, genera que la bacteria se haga resistente a los medicamentos administrados, lo cual hará que ese antibiótico no sea de utilidad en la próxima infección, requiriendo cada vez antibióticos de mayor espectro, más caros y con mayor índice de complicaciones.

Más sobre infecciones virales y bacterianas

 
Ir a listado
 
Gripe Porcina (Influenza A)
 

Este resumen está basado en la bibliografía reconocida internacionalmente en el área de la Virología, en las informaciones que son de dominio público y en una consulta personal que realicé con los profesionales a cargo de la sección de Virus Respiratorios del Instituto "Malbrán", quienes son los virólogos especializados en el tema. Es una adaptación muy simplificada de un documento similar que les envié a mis estudiantes de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.
 
ACCIÓN PATÓGENA

El virus ingresa por vía respiratoria, a partir de los estornudos o de la tos de los pacientes infectados o, sobre todo, de los virus que hubieran quedado en picaportes, manijas de subtes o colectivos, dinero, etc, que impregnarían las manos. Al llevarse las manos a la boca, la nariz o los ojos se produce el contagio. La mayoría de los casos cursan simplemente como una gripe localizada en el aparato respiratorio superior, pero a veces el virus llega a los pulmones y produce una "neumonía intersticial" o, luego de la infección con el virus el paciente se sobreinfecta con una bacteria que provoca una "neumonía bacteriana". Esto puede llevar a una insuficiencia respiratoria y a la muerte. Los ancianos, los pacientes con patologías respiratorias o cardíacas y los niños malnutridos o muy pequeños son los que más frecuentemente presentan complicaciones graves. 
 
MECANISMOS DE CONTAGIO: CONCEPTOS

- Si bien el contagio es por vía respiratoria (estornudos) existe un riesgo mayor, que es a través de las manos contaminadas con virus presentes en objetos (picaportes por ejemplo) y luego llevadas a la nariz, la boca o las conjuntivas.
 - El virus no se contagia por comer carne de cerdo, si bien siempre que se ingiera carne de cerdo, esta tiene que estar muy bien cocida (por encima de los 70ºC ) para eliminar no sólo al virus Influenza sino a otros parásitos peligrosos como por ejemplo el que produce la Triquinosis. NUNCA se debe comer carne de cerdo "jugosa".
 - La vacuna actual contra la gripe, que se aplica todos los años NO protege contra el nuevo virus de Influenza porcina, ya que nuestro sistema inmune nunca estuvo en contacto con este nuevo virus y no está "advertido" de su existencia. Por consiguiente no produce rápidamente anticuerpos contra el nuevo virus sino en forma tardía, cuando la enfermedad ya pasó.

¿QUÉ HACER?
A NIVEL INDIVIDUAL
1. No entrar en pánico sino informarse; ser solidario y difundir los conocimientos que se tienen sobre este virus y la epidemia que causa.
2.  Vacunarse contra la Influenza, como todos los años, sobre todo los grupos de riesgo: personal sanitario, personas mayores de 60 años o con antecedentes de patologías respiratorias o cardiovasculares. Si bien esta vacuna no prevendrá contra la gripe porcina, permitirá hacer eventualmente mejores diagnósticos presuntivos, ya que si el paciente hubiera sido vacunado y presentara igualmente un cuadro gripal, la sospecha de que se trate de gripe porcina sería alta. Recordar que los niños, sobre todo malnutridos y la gente mayor son las poblaciones más susceptibles de tener complicaciones graves.
3.  En el caso de presentar síntomas (fiebre mayor de 38ºC , dolores musculares, congestión conjuntival, decaimiento o dificultad respiratoria), concurrir INMEDIATAMENTE a un centro de salud. NO INGERIR, EN NINGÚN CASO, ASPIRINAS O CORTICOIDES POR CUENTA PROPIA. Será el médico quien haga los procedimientos diagnósticos y eventualmente, terapéuticos.
4.  Si hubiera una pandemia, la Argentina no sería la excepción y seguramente tendremos casos propios. En el caso de comenzar a registrarse casos, se deberán seguir las indicaciones elaboradas por el Ministerio de Salud de la Nación a través de los medios de difusión masiva, aplicar las medidas descriptas arriba y, además,
5. Evitar el contacto con otras personas que padezcan patologías respiratorias infecciosas agudas.
6.  Aislar a los pacientes en sus domicilios (cuarentena) por 10 días como mínimo.
7. Usar barbijos de seguridad. Los virus, por su tamaño, pueden atravesar el poro de los barbijos, pero lo que estos implementos eficientemente detienen son las microgotas de saliva a través de las cuales se transmite el virus. Es preferible usar barbijos descartables y al menos 2 por día.
8. En el caso de estornudar, taparse la boca con el pliegue del codo o con un pañuelo descartable y luego tirarlo en el inodoro (no en los cestos de residuos que están en las calles, porque el virus puede sobrevivir por un tiempo considerable). 9. En el caso de "sonarse" la nariz, hacerlo en pañuelos DESCARTABLES y eliminarlos como se indicó antes.
10.  LAVARSE LAS MANOS CON AGUA Y JABÓN O CON JABONES CON ALCOHOL Y GLICERINA LUEGO DE ESTORNUDAR Y AL VOLVER DE LA CALLE (DONDE SE TOCARON PICAPORTES, PASAMANOS DE COLECTIVOS O SUBTES, DINERO, ETC). RECORDAR QUE ESTA ES LA PRINCIPAL FUENTE DE INFECCIÓN.
11.  EN LA CALLE, EN EL TRABAJO O EN LA ESCUELA, TRATAR DE NO RASCARSE LOS OJOS O LLEVARSE LAS MANOS A LA BOCA O A LA NARIZ. SE INSISTE: EL LAVADO DE MANOS FRECUENTE ES LA MEJOR PROFILAXIS. Si Ud tiene síntomas, primero concurra al médico y después permanezca en su casa, evitando diseminar la infección.

¿HAY TRATAMIENTO?
Hay 2 fármacos efectivos que sólo pueden ser indicados por un médico bajo receta, es decir, no son de venta libre. Actúan eficientemente si se los administra antes de las 48 hs del comienzo de los síntomas. ES IMPORTANTE, ENTONCES, CONCURRIR AL CENTRO DE SALUD MÁS CERCANO SI SE PRESENTARA UN CUADRO GRIPAL CON FIEBRE DE 38º O MÁS, DOLORES MUSCULARES, CONGESTIÓN DE LOS OJOS, TOS Y/O MOCOS EN LA NARIZ O DECAIMIENTO MARCADO. SE REITERA: NO DEBE INGERIRSE ASPIRINA (SOBRE TODO LOS NIÑOS) O CORTICOIDES. NO HAY QUE AUTOMEDICARSE. SE DEBE CONSULTAR AL MÉDICO LO ANTES POSIBLE Y ÉL SABRÁ QUE HACER.

Prof. Dr. Norberto Sanjuan
Departamento de Microbiología.
Facultad de Medicina, Universidad de Buenos Aires-CONICET
Matrícula Nacional de Médico 52.711

 
Ir a listado
 
.....
Gases Gastroenteritis
Golpe de calor Gripe
Gripe Porcina (Influenza A)    
 
     
 
Buenos Aires,  
Google